miércoles, 5 de septiembre de 2012

Las promesas de Luis Herrera

El 24 de abril de 1978 me tocó entrevistar a Luis Herrara Campins poco antes de participar en un mitin organizado por su partido en el Mirador Angostura que entonces se llenó hasta la mera orilla del Orinoco.
            Herrera Campins declaró entonces que se proponía mejo­rar la dotación de las guarni­ciones militares situadas en la frontera con Brasil, y la crea­ción de la ' Universidad de  Guayana que él prefería llamar la Universidad del Sur.
         Igualmente prometió que su gobierno construiría un segun­do puente sobre el Orinoco, entre San Félix y Los Barran­cos, y el aeropuerto interna­cional de. Ciudad Bolívar y Ciudad Guayana, para que "en el viejo aeropuerto de la capital regional quede un par­que de recreación y cultura con museos y especies anima­les autóctonas".
            Por la tarde, el candidato presidencial de Copei habló ante una multitud reunida en el Mirador Angos­tura, al término de varios días de recorrido por poblaciones del Estado Bolívar, que había iniciado con marchas y míti­nes en Caicara del Orinoco y en la localidad guariqueña de Cabruta.
            Saludó Herrera Campíns la presencia de lo que llamó dos ríos: "El de las poderosas aguas al que poéticamente lla­maron el Río de las Siete Es­trellas, y el río de las podero­sas almas guayanesas que aquí han venido de todos los puntos de la capital del Estado para estar en este encuentro optimista y triunfante". "No han venido en autobuses alquilados a 1.500 bolívares la unidad, sino por su auténtica y soberana voluntad para decirle al gobierno y al partido ofi­cial qué ya basta de la palabrería, de la inconsecuencia y de la ineficacia".
            –Vengo de un recorrido de tres días por los distritos Ce­deño, Sucre y Heres y en to­das partes he encontrado un pueblo dispuesto y entusiasta que plantea sus reivindicacio­nes: poblaciones situadas a orillas de los ríos y que pade­cen, sin embargo, el tormento de la falta de agua por la inefi­cacia del gobierno.  En la mayor parte de esos pueblos hay una total oscuridad durante la noche en calles y casas, y de otros donde apenas funcionan unos motorcitos Diesel que pa­recen más bien como si encen­dieran pequeñitos carbones en los bombillos de los postes de las calles; y pensar que están en la tierra de las grandes obras hidroeléctricas donde se genera más del 51 por ciento de la energía eléctrica que Ve­nezuela consume.
            Prometió que en su gobierno construiría las carreteras de Caicara a Puerto Ayacucho y que Ciudad Bolívar que estaba  reci­biendo nuevas corrientes tu­rísticas tendría nuevos hoteles para superar el déficit de camas.
            Me le tocará ser el Presidente de la República en la época de las grandes efemérides patrias, pues durante mi perío­do se cumplirán los 200 años del natalicio de Simón Bolívar y de Andrés Bello, los 150 años de las muertes del Libertador y de Sucre y los 150 años del co­mienzo de Venezuela como república autónoma y sobera­na.   La gente coreaba: "Pri­mero fue Caldera / ahora Luis Herrero"
            –Yo les ofrezco no un ministro especial para la región de Guayana, co­mo anda diciendo el melancó­lico candidato de Acción De­mocrática para ver si así entu­siasma a los guayaneses de­cepcionados, y para crear una nueva superestructura buro­crática y administrativa por encima de la Gobernación del Estado y de la Corporación Venezolana de Guayana. Yo les ofrezco a los guayaneses que van a tener en la Gobernación del Estado y en las demás oficinas públicas que funcio­nen acá, gente que sienta co­mo propios los problemas del Estado Bolívar y que no le ten­ga miedo a meterle el pecho a las grandes empresas de transformación física, social y humana que necesita la Guayana venezolana.
Anunció Herrera Campins una agresiva política de pobla­miento de las fronteras y de mejor dotación urbana para los.pueblos de dichas zonas:
-No es posible que mien­tras la más cercana población del Brasil hacia acá, Boa Vis­ta, se ha convertido en una gran ciudad en menos de diez años, en cambio nuestra avan­zada hacia el Brasil que es Santa Elena de Uairén, carece de luz eléctrica en el país don­de el gobierno ha mal­baratado más de 200 mil millo­nes de bolívares. Voy a reali­zar en esas zonas una política para los civiles y para los militares, que no estén allí las guarniciones mal atendidas, con malos equipos aunque con gente muy patrio­ta, muy dispuesta.
            Prometió que Caicara, en el distrito Cedeño, sería el polo de desarrollo de la explotación de la bauxita y del aluminio, y en el distrito Sucre, que va a ser el segundo polo hidroeléctrico de Venezuela con las represas y las obras del río Caura.
         Refiriéndose a declaracio­nes del presidente de la. Confe­deración de. Trabajadores de Venezuela aparecidas el mis­mo día, dijo Herrera Campins que tiene razón José Vargas en inquietarse y alarmarse cuando habla de que en los próximos años van a hacer fal­ta 20 mil viviendas en la Zona del Hierro. "Pero yo les digo que en el próximo gobierno va a ser un demócrata cristiano llamado Luis Herrera Cam­píns el que va a dirigir con pul­so firme la política de cons­trucción social de viviendas". Dijo que va a establecer el ser­vicio nacional de salud para que se coordinen todos los ser­vicios existentes, se evite el dispendio de los recursos fis­cales en esa área para que el pueblo tenga de verdad dere­cho a la salud y se conserve y desarrolle sano el hombre sa­no que Venezuela necesita.
            Dijo a los habitantes de los barrios que lo escuchaban que su programa se basa en la par­ticipación fundada en la orga­nización social del pueblo, y que estará orientado a la supe­ración de la marginalidad so­cial "porque no hay derecho a que un país y a un Estado tan rico como Venezuela, le co­rresponda un pueblo que en al­gunos de sus sectores está vi­viendo en los límites de la Po­breza con la miseria". Dijo que en las muchedum­bres que asisten a sus actos observa la presencia prepon­derante de dos factores: las mujeres y las juventudes. A las mujeres les prometió Luis Herrera la introducción en el Congreso de los proyectos que les den igualdad de derechos en cuanto a la patria potestad de los hijos.


martes, 4 de septiembre de 2012

El empresario Eugenio Mendoza


Eugenio Mendoza, empresario y filántropo, entrevistado por Américo Fernández el 15 de junio de 1967 cuando vino a Ciudad Bolívar a inaugurar la Urbanización que lleva su nombre, integrada por 78 viviendas ubicada en zona entre la  antes avenida La Paragua (hoy avenida Libertador ) y Naiguatá. 

Eugenio Mendoza Goiticoa
El 15 de junio de 1967, Eugenio Mendoza Goiticoa, que figura en la historia como filántropo y empresario de importantes contribuciones en la modernización del país durante el siglo pasado, no quiso morirse 12 años después (17 de octubre de 1979) sin dejar en la ciudad que lleva el nombre de uno de sus ascendientes, la huella de su obra progresista.
            Muchos se preguntarán ¿cuál es ese ascendiente?   Pues nada menos que Simón Bolívar por línea materna.  Él era hijo de Luisa Goiticoa, la gran nieta de Juana Bolívar, hermana de Simón Bolívar.  Y por si fuera poco,  hijo de Eugenio Mendoza Cobeña, nieto del doctor Cristóbal Mendoza, primer presidente de Venezuela.  De suerte que por ese lado del linaje estaría justificado su espíritu magnánimo y emprendedor  y también su sencillez y manera de vestir, tal como lo vemos en la gráfica entrevistado por mi cuando era corresponsal de El Nacional.
            Eugenio Mendoza, efectivamente, visitó Ciudad Bolívar, para recibir un reconocimiento de la Cámara de Comercio e inaugurar un complejo habitacional construido por la Fundación de la Vivienda Popular que presidía y que ya antes había hecho lo igual en San Félix y Puerto Ordaz.
            Entonces pidió mayores facilida­des y estimulo a la iniciativa privada para que se pueda consolidar el desarrollo industrial de Guayana.
            El pedimento dirigido a las es­feras oficiales, lo ratificó el empre­sario venezolano en un breve discurso pronunciado en el acto de inauguración de la primera etapa de la Unidad de Viviendas.
            Antes del acto inaugural del lote de vi­viendas construidas por la Fun­dación que presidía, se presentó junto con su comitiva en la sede de la Cámara de Comercio para recibir de manos del Presidente Ramón Castro Mata, una placa de reconocimiento a los 40 años cumplidos como empresario al servicio de Venezuela.
            El señor Mendoza dijo que ''si aquí no se dan facilidades para el desarrollo industrial va a pasar lo mismo que con la vivienda popular que se ha  estancado o demorada por falta de terrenos.
            Refiriéndose a la urbanización inaugurada  al sur de la ciudad en un área de 17 hectáreas de tierras donadas por el Gobierno del doctor Pedro Battistini Castro, dijo ser ella la decimoquinta del país y la tercera del Estado Bolívar ya que en San Félix y Puerto Or­daz habían construido 500 unidades a un costo de 12 millones de bolívares. El lote de 76 viviendas construidas por la Fundación en Ciudad Bolívar era de un valor de tres millones de bolívares y parte de un total de 250 proyectado en parcelas de 400 metros.
            Las viviendas construidas es­tán compuestas de salón-come­dor, cocina. 3 y 4 dormitorios con closets, baño principal, dor­mitorio de servicio con su baño y lavadero. Todos los techos es­tán recubiertos de tejas y sus pisos son de fino acabado de losas de vinil. El precio prome­dio de las viviendas lo situaba en Bs. 21.500, 46.400 y 52.200, incluyendo el valor de las obras de urba­nismo, de la parcela y la propie­dad de ésta.
            El señor Eugenio Mendoza hizo el corte de cinta de la inauguración a las 12 del mediodía antes que el obispo auxiliar de la Arquidiócesis, Francisco de Guruceaga  Iturriza impartiera la bendición,  Acompañaban en el acto al empresario venezolano, el Gobernador ingeniero Raúl Vásquez Zamora, el senador Pedro Battistini Cas­tro, el Presidente Municipal  Carlos Hernández Acosta, el co­ronel Carlos Zerpa Herrera, Al­fredo Rodríguez Amengual, doctor Lope Mendoza, Dr. Numa Que­vedo. Dr. Gonzalo Ramírez Cubillán, Alfredo Álvarez, José Naranjo, Omar Fuogaz, Francia Natera y otras personalidades políticas, empresariales y cas­trenses de la región.
 


               

lunes, 3 de septiembre de 2012

Periodistas rebautizados


1966 Una avioneta particular, fletada por el Ejecutivo del Estado Bolívar y piloteada por el capitán Hugo Siverio Ramos, se estrelló a escasa distancia de Guasipati, cuando trasla­daba hasta El Callao á cuatro periodistas invita­dos por el Presidente Raúl Leoni a la inau­guración de una Escuela Granja de esa ciudad. Los periodistas eran Américo Fernández, de El Nacional; Gladys Figarella, Jefe de Relaciones Públicas del Ejecutivo; Vinicio Romero Martí­nez y Ninó Marchese, de El Bolivarense. Mila­grosamente gracias a la pericia del piloto, todos resultaron ilesos y fueron rescatados diez horas después en el helicóptero del Presidente de la República, que en ese momento se encontraba en su hacienda "Puedpa". Con su gentileza característica, Doña Menca de Leoni recibió en "Puedpa" a los periodistas y al piloto siniestra­dos y les obsequió una comida que buena falta les hacía. Posteriormente, ya en Ciudad Bolívar, los periodistas fueron rebautizados en la Casa del Periodista como bien se ven la fotografía de Victor Bayola en la que aparecen vertiendo las aguas lustrales, Joaquín Latorraca y José Yánez Caicedo, directivos de la AVP.

PRIMER HOMENAJE A SERENATA GUAYANESA


El primer homenaje a Serenata Guayanesa tuvo lugar en la Casa del Periodista por iniciativa conjunta de la Asociación Venezolana de Periodistas (AVP) y la Dirección de Turismo del Gobierno del arquitecto Manuel Darío Garrido Mendoza. Exactamente, fue en agosto de 1971, con motivo de la II Feria del Orinoco, cuando aquel cuarteto de muchachos, desprendido como rama de los Gaiteros de la Plaza Miranda, buscó sembrarse en otra zona fertilizada con los propios nutrientes de su tierra.  Así, por primera vez, el conjunto vio con reconfortante orgullo lo bien que rotaba su música en los microsurcos de la discografía. Contrario a la regla general, su primer disco, de sello institucional, patrocinado por el Gobierno del arquitecto Manuel Garrido Mendoza, le abrió camino hacia los estadios de la fama.  Fue grabado con el sugestivo nombre de "Serenata Guayanesa", acaso, porque en ese mundo de la serenata y la parranda venía desde comienzo del siglo habitando el guayanés, siguiendo los arpegios de músicos y cantores populares como Luis Tovar, quien cantaba y rasgueaba la guitarra española, caminando la ciudad de un extremo a otro, vestido de impecable liquiliqui, con sombrero muy calado y muchas veces montado en borrico, del Mercado al Morichal y de Perro Seco al Tapón, tocando y cantando bambucos de honda nostalgia, valses de lento dolor y jarabito mexicano, casi siempre en parranda o serenata ventanera, "con luna, paliza y ron", como dice el romance de su pariente Héctor Guillermo Villalobos. De músicos y cantores populares como el comparsero Merced Ramón Mediavilla y Alejandro Vargas, autor de la Barca de Oro y la Casta Paloma, aguinaldos de bien cotizada fama a nivel nacional.  De músicos como Félix Mejías, de figura un tanto juglaresca por aquello de su sensibilidad no sólo para la melodía sino  por la gracia de sus bromas y ocurrencias.  De éstos y muchos otros músicos y cantores populares, bohemios y serenateros consuetudinarios, nació el nombre de aquel disco primigenio,  adoptado dos meses después por el cuarteto con la idea feliz de hacerse permanente, dada la inconstancia en el tiempo del famoso Quinteto Contrapunto, cuyos integrantes actuaron exitosamente en su patria y fuera de ella, gracias a su talento, profesionalismo y a la experiencia adquirida en grupos polifónicos.
También los muchachos de la Plaza Miranda calzaban la experiencia polifónica del "Orfeón de Ciudad Bolívar", fundado en 1950 por  el sacerdote de nacionalidad italiana, Segundo Ferrero, con estudiantes y docentes del Liceo Peñalver y  del Instituto Dalla Costa.  Asimismo, la experiencia del Orfeón de la Universidad de los Andes y de la Universidad de Oriente.
            El nacimiento de "Serenata Guayanesa" provino, si se quiere, de un parto silencioso, que  no tuvo repercusión en la prensa local, acaso porque no se intuía su destino promisorio.  Apenas una nota, mezclada con otras, del columnista autor de Antena Radial, Geremías Gallardo, dándole la bienvenida a un disco de larga duración en la que destaca la actuación de los hermanos César e Iván Pérez Rossi.  Pero también en el grupo estaban Mauricio Castro y Hernán Gamboa.
            A los cuatro los unía el afecto de la cotidianidad familiar, el espíritu liceísta, la universidad, la afición por la música, el deporte y el ambiente tan acogedor del centro antiguo de la ciudad y el río.
            Avisorando el porvenir de la naciente Serenata Guyanesa, la Dirección de Turismo cuyo titular era entones el avepista Luis Vicente Guzmán y la Asociación Venezolana de Periodista, presidida por Américo Fernández, le rindieron homenaje promisorio al conjunto.  En el presidio, de izquierda a derecha: César Pérez Rossi, Mauricio Castro, Hernán Gamboas, Iván Pérez Rossi, Américo Fernández pronunciando el discurso de homenaje, Alfonzo Paraguán, presidente de la Asamblea Legislativa, el director de Turismo  Luis Vicente Guman,  el Secreatrio de Finanzas de la AVP Jose Yánez Caicedo y el Secretario de organización, Rafael Duran Rondon.  (Foto de Víctor Bayola Díaz).


domingo, 2 de septiembre de 2012

Elecciones de 1959 en Bolívar

 El 7 de diEl 7






Toma de posesión de a Junta Directiva de la Asamblea Legislativa del Estado Bolivar. De izquierda a derecha: Doctor José Luis Machado, primer vicepresidente; Profesor Lucas Rafael Álvarez, Presidente; Licenciado Américo Fernández, segundo vicepresidente (firmando); diputado Pedro Anastasio Colins.  De pie el director de Radio Bolivar, José Antonio  Nicolás y el secretario de la Legislatura Jorge Martínez.

El 7 de diciembre de 1959 se realizaron en todo el país las elecciones generales, directas y secretas para elegir Presidente de la República, Legisladores a nivel nacional y regional y concejales. Rómulo Betancourt, candidato presidencial de Acción Democrática, fue proclamado días después mientras el 15 de diciembre por la noche, en acto solemne, Jorge Martínez, Presidente de la Junta Electoral Principal, declaraba electos Senadores a los doctores Raúl Leoni y Jesús Manuel Siso Martínez, AD; Diputados, al Dr. Said Moanack y Pedro Miguel Pareles, de AD y a Domingo Álvarez Rodríguez, de URD.
                Asamblea Legislativa: por AD, Dr. José Luís Machado Luengo, Dr. Pedro Battistini Castro, Lucas Rafael Álvarez, Daniel Naranjo Díaz, Dr. Gervasio Vera Custodio, José Jesús López y Dr. Ramón Sambrano Ochoa, por URD, Américo Fernández, Pedro Anastasio Collins Linche y Ramón Rojas Rojas.
            A la Junta Electoral Distrital, presidida por José Vicente Trotta, tocó proclamar concejales del Distrito Heres a Luís Felipe Pérez Flores, Dr. Roberto Lozano Villegas, Miguel Bilancieri y Dr. Jorge Juncal Ramírez, AD; José Francisco Miranda, René Vahlis y Germán González Seguías, URD.
            El 13 de febrero de 1959, Rómulo Betancourt fue juramentado ante el Congreso Presidente Constitucional de Venezuela y el 20 designó al doctor Diego Heredia Hernández, Gobernador del Estado Bolívar.

sábado, 1 de septiembre de 2012

Seminario de la Universidad de Wisconsin


El seminario para líderes de opinión venezolanos, auspiciado por la Asociación Norteamericana de Venezuela en la Universida de Wisconsin-Nlilwaukee concluyó con un notable éxito. En la gráfica se les observa cumpliendo una de las giras del seminario: la visita al Gobernador del Estado de Wisconsin, Mr. Knowles. Por Carabobo asistió el Presidente de la Asamblea Legislativa Estadal. doctor Félix Olivo Delgado, a quien vemos en compañía de Monseñor Juan Francisco Hernández, Dr. Eloy Lares Martínez. Dr. Luis Beltrán Guerrero, Dr. Arturo Hernández Grisanti, Dr. Armando Sánchez Bueno, Dr. Edilberto Escalante, Américo Fernández. Adalberto Escalante, Dr. Oswaldo Pulido, Dr. Simón Antoni Paván, Dr. Miguel Angel Granados y de los señores Cupello y Evereit -Bauman. de la Asocia­ción Norteamericana de Venezuela.